Mandarriazos hacia la modernidad

2048

En Portugal existe un tipo de acera hecho con piedras cortadas irregularmente y martilladas cada una en su lugar para dibujar patrones a manera de mosaico. A este tipo de piso se le llama calçada portuguesa y se ha exportado a todos los países lusófonos. Son un tipo de suelo más permeable y amigable para el ambiente. Con infinitas posibilidades artísticas y estéticas que llevan a que los lisboetas le agradezcan la luminosidad de su ciudad al reflejo de la luz en estas piedras.

Evidentemente, martillar piedras una por una arrodillados no es una forma de hacer las cosas que se lleve muy bien con la industrialización. Tampoco son el tipo de suelo más amigable para los discapacitados y necesitan más mantenimiento que el concreto. En suma, no es posible que esta sea la manera más eficiente de hacer una acera. Y sin embargo, la siguen haciendo. Porque simboliza algo, y los símbolos importan.

Seguir leyendo en El Nacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s